“Novela, voy a acabar contigo”

“Las cosas han cambiado. Los historiadores del siglo XXVI ya no sólo investigamos desde bibliotecas, despachos, archivos o laboratorios. Hasta hace poco, lo más peligroso que te podía pasar era que te aumentaran las dioptrías. Ahora… En fin, es algo más incómodo, sobre todo si las misiones te vienen impuestas desde arriba y no las eliges tú.”

Silhouette illustration of a knight holding a lance

Esto es lo que el protagonista de mi siguiente novela le explica a una muchacha cuando es incorporada de manera forzosa en su equipo de crononáutas. A su reflexión y debido a su particular situación, podría añadir que las misiones se pueden complicar muchísimo si además alguien intenta matarte por un asesinato que aún no has cometido.

El proyecto en el que intento trabajar en estos momentos lo inicié hace ya bastantes años y trata, como habéis adivinado, sobre viajes en el Tiempo. Precisamente, el hecho de haberlo iniciado hace tanto tiempo, me supone un problema. Yo misma me doy cuenta de que la madurez que tenía cuando lo empecé (y prácticamente terminé) con mucha ilusión, no era la misma que pueda tener ahora. La historia, la trama, y todas las ramificaciones que se pueden derivar de esta me siguen seduciendo como al principio… Pero está mal escrita, mal desarrollada y no es creíble. Esa es la realidad. Aún tengo mucho que aprender y todo lo que escriba siempre lo podré mejorar dentro de unos años, no me cabe duda. Sin embargo, estoy decidida a ir a por ella ya. De hecho, escribo esta entrada para concienciarme. Se acabó: hay que coger el toro por los cuernos. No hace mucho abrí los cuadernos de notas, abrí las carpetas del ordenador con todas sus versiones y le dije “novela, voy a acabar contigo”. Y eso haré: voy a acabarla de una vez por todas.

No hay día que no le dedique a esta historia unos párrafos, unas letras… o un pensamiento. Estuvo un tiempo en un cajón, pero nunca la abandoné del todo. Recientemente he decidido retomarla en serio, envalentonada con la publicación de Los ángeles de Emily, que es mucho más sencilla y ligera. Soy consciente de que El Expediente A52.RR1 (cuyo título es provisional) ha de ser completamente reescrito. Estoy eliminando trozos que antes me hacían sentir la “reina del mambo” y que ahora me suenan fatal. Sin piedad. Saneando el manuscrito todo lo que puedo, reescribiendo desde puntos de vista diferentes para que el texto fluya y la trama funcione, atrape. Es precisamente la trama, lo que más dolores de cabeza me da en estos momentos, pues hay algunos puntos que aún debo solucionar para que las cosas no suenen forzadas y lleguen de modo natural. Tejer es un arte que requiere más atención de la que yo creía cuando era más jovencita.

Otra de las dificultades a las que me enfrento es la documentación. Primero, porque pese a que se trata en gran parte de fantasía, la dosis de ciencia-ficción exige estudiar. Segundo, gran parte de la narración sucede entre la Baja Edad Media y el Egipto Antiguo, por lo que debo buscar el espacio en el que mi imaginación y la Historia converjan para que no haga a nadie rechinar los dientes demasiado. No será una novela histórica, eso lo tengo claro, y el rigor tiene unos límites si quiero sacar adelante lo que me traigo entre manos, pero debo buscar un equilibrio que, como mínimo, no haga al lector versado en Historia tirar el libro a la basura. Tercero, tengo poco tiempo para dedicarme a escribir y a documentarme, pero como todo el mundo dice que eso son excusas que nos ponemos a nosotros mismos, haré como que el día tiene 48 horas y que el Sol gira al rededor de la Luna…

Expediente A52.RR1, tal y como está en mi cabeza, tiene muchos de los ingredientes de las novelas clásicas de aventuras: la búsqueda, el amor, el heroísmo, la acción y el misterio. Los protagonistas son valientes y los villanos son malísimos… Aunque entre el blanco y el negro hay matices, claro, de lo contrario sería muy aburrido ;). Además, confieso que estoy orgullosa del desenlace que tengo preparado y estoy disfrutando ideando paradojas, giros y sorpresas que, cuando queden bien, harán pasar un buen rato (mejor mal rato) al lector.

Será un libro autoconcluyente, pero quedarán cosas en el aire. El mundo que envuelve a Expediente A52.RR1 da para varios volúmenes y no voy a ser capaz de cerrar completamente todas las subtramas que suceden en un solo libro. Espero poder dar vida a “la niña de mis ojos” y en un futuro compartirla con vosotros. Y es que, al menos para mí, compartir lo que escribo es lo único que le da sentido a una narración escrita. ¿Qué importa si una novela hace vibrar si no hay nadie detrás que pueda experimentar lo que se pretende transmitir?

Publicar Los ángeles de Emily me ha enseñado muchas cosas, pero la más importante es saber que puedes conseguir que te lean, por modesta que sea una publicación y por modestos que sean los medios. Y saber que los que te han leído, se han quedado contentos, no se paga con dinero… De manera que no sé que será del Expediente A52.RR.1. Puede que lo presente a algún concurso literario y que haga propuestas a diversas editoriales, pero si nada de eso funciona, mi novela no quedará muerta de risa esperando a que ocurra un milagro. La autopublicación es una opción tan digna como cualquier otra y hay muchos ejemplos que lo demuestran.

Anuncios

6 comentarios en ““Novela, voy a acabar contigo”

  1. Sabes algo, tienes ante ti dos tipos de novelas: las de rigor científico y aquellas donde la historia es una simple excusa para enmarcar tu ficción. el juego narrativo no siempre te exigirá rigor para que nadie rechine los dientes, de hecho las críticas estarán ahí no importa cuan fiel o infiel seas a la historia. Disfruta de enmarcar tu historia sin esperar bendiciones de nadie. Has tu novela verosímil lo demás va en gustos y si algo he aprendido con dolor es que siempre habrá alguien a quien tu gusto no le guste. Soy buena lectora si necesitas una visión de ojos no amigos (los amigos no ven las falencias, el aprecio las cubre con creces). tu punto de partida es original y llegar a ser original es el mejor punto de partida que una novela pueda tener. ¡Suerte con ella entonces.

  2. Este es un tema que me apasiona. Tengo hasta un argumento y un par de capítulos escritos de una novela con ‘vijaes’ en el tiempo bastante originales que duerme es sueño de los justos en un archivo de Word. Veo que tienes muchas ideas, ¡Adelante! Yo te diría que deberás centrarte en unas pocas y dejar que el ‘vasto entorno general Expediente A52.RR1’ se pueda entrever pero no interfiera. Algo así como hizo JRR Tolkien, que armó todo un universo alrededor de sus libros (tanto que daba para varios volúmenes), pero se centraba en una historia principal por vez. Por otro lado, la auto publicación no sólo es digna, es muy buen punto de partida para llegar al lector. Como leí en El País, Austen, Dickinson y Proust también se auto publicaron y no les fue nada mal.

    • Hola! Gracias por pasar a comentar. Tienes toda la razón, con esta historia corro el riesgo de dispersarme y debo evitarlo.
      Con lo de las autopublicaciones pasa lo de siempre: hasta que no te informas, la ignorancia se suple con prejuicios y la gente tiende a creer que autopublicación es sinónimo de mala calidad. No me creo Jane Austen, sólo faltaría… Pero no es todo basura, igual que no todo es oro lo que reluce en las ediciones por cuenta ajena. Y eso no lo sabes hasta que no indagas. Por desgracia, las autoediciones de calidad, siguen siendo menos visibles que cualquier edición que cuente con márketing.
      Una pena…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s